Publicado por PreSoccerTeam

La evolución del fútbol

24/03/2015

La psicología del rendimiento

¿Qué entendemos por el fútbol? Un deporte de equipo que se lleva a cabo cada fin de semana en un estadio, que promueve un partido de 11 jugadores contra 11 jugadores y, después de 90 minutos, el equipo ganador será el que introduce más veces el balón en la red.

Ahora, vamos a pasar a la realidad de este deporte y el trabajo diario que está detrás del espectáculo. Así que muchos factores participan en la preparación de partidos como el físico; la psicológica e incluso el factor social, que cada vez está ganando más importancia.

Desde el punto de vista de un entrenador estamos involucrados en una nueva era de fútbol, donde nuestro trabajo es administrar y controlar muchos aspectos del atleta. En el pasado, los entrenadores centraban todo su trabajo en el campo, pero hoy en día, también tratamos de participar de su vida privada y controlar una gran parte de ella: dietas, tiempo de descanso, el tiempo de recuperación, hobbies ... Toda esta atención está dirigida a obtener el máximo rendimiento del jugador durante la competición.

Este estilo de gestión se aproxima a los entrenadores sobre la esencia del futbolista por lo que entonces se hace fácil la integración de todos ellos en el grupo, solo se ocupan de todos los jugadores de manera diferente y dando responsabilidades específicas a cada miembro. Al final, debemos unir a todas las personas para que crean en una misma idea y objetivo. Todos los jugadores tienen que comprender el modelo de juego y el grupo de la misma manera.

Debemos entender la gestión de un equipo como la utilización de la parte psicológica ya que es muy importante y decisiva para un rendimiento óptimo. El entrenador debe ser capaz de establecer una relación con todos los jugadores, y para hacer frente a cada uno de ellos con la misma frecuencia pero de una manera diferente. Esta parte del trabajo necesitará un análisis detallado de todos los miembros del grupo y se convertirá en uno de los retos más difíciles de la temporada, pero una vez que han conocido profundamente todo el equipo puede obtener un altísimo rendimiento de su equipo.

La construcción de un equipo competitivo

En términos de fútbol en la actualidad, nos encontramos en una etapa en la que es esencial desarrollar un fuerte proyecto de educación de los jóvenes futbolistas. Esta idea se adopta cada vez más entre los clubes más competitivos, que tienen multitud de recursos para mejorar el nivel de los jóvenes talentos. Por esa razón, los jugadores jóvenes están ganando cada vez más importancia en la élite del fútbol.

¿Dónde está la dificultad de todo este proceso? Los clubes buscan jugadores con características muy específicas, que pueden desarrollar las responsabilidades de una posición dentro de su modelo de juego. Por esta razón, la formación no es el único aspecto donde centrar toda la atención, también es importante que el jugador entienda los problemas que aparecen durante la competición y muestre soluciones óptimas, ajustadas a las necesidades de los entrenadores. En este momento del proceso es cuando los entrenadores tienen un papel importante. La forma en que nos comunicamos con ellos será muy relevante y también la calidad de la información que le damos a los jugadores. Debemos proporcionarles información para acercarse a sus soluciones y no sólo nuestra respuesta. Debemos asegurarnos de que tiene comprender el mensaje y repetir la idea hasta que ponerlo en práctica dentro de la competencia.

Una buena manera de entrenar este método consiste en extraer diferentes situaciones del partido y practicarlas durante la sesión de entrenamiento. Mediante el uso de este método se puede centrar su atención en el problema principal y reducir algunos de los estímulos procedentes del entorno y le anima a repetir los comportamientos que le dan un mayor rendimiento.

Nuestro trabajo siempre debe basarse en situaciones de juego reales con el fin de conectar psicológicamente con el jugador. La mayoría de los jugadores profesionales disminuyen su concentración cuando desarrollan ejercicios o juegos que son diferentes de una situación real partido.

También para los entrenadores es más fácil explicar situaciones reducidas, sin embargo, no son tan ricas como una situación real completo, el entrenador ganará popularidad entre sus jugadores si está 100% seguro de sus ideas y nadie las discute. Por esa razón, dividir el grupo en las sesiones de entrenamiento es siempre una buena idea para el entrenador.

Nuestro objetivo debe ser siempre conseguir una continua mejora del jugador con respecto a nuestro modelo de juego y también su crecimiento individual.

Estilos de juego de fútbol

En los últimos 10 años, en España, hemos sido capaces de controlar el partido gracias a la posesión de la pelota. El FC Barcelona dirigido por Guardiola o la selección española son claros ejemplos de ello. Sin embargo, existe una manera de controlar el juego sin balón?

También hay ejemplos de equipos que pueden controlar las fases de un juego sin balón, con un perfil muy especial jugador. Los que llamamos "futbolista total". Un jugador capaz de defender con la misma intensidad que utiliza para atacar. Él debe ser capaz de jugar en diferentes posiciones y, si es posible, debe tener un cuerpo de atleta. No estamos diciendo que en el pasado el aspecto físico no tiene ninguna importancia, la idea que queremos introducir es que el jugador debe tener unos requisitos físicos mínimos para jugar y su cuerpo siempre debe evolucionar para un cambio positivo; en busca de un atleta más potente y ajustado a las necesidades de competencia.

El equipo nacional alemán que ha ganado recientemente la Copa del Mundo de 2014 es un ejemplo de este tipo de equipos. Un equipo nacional lleno de jugadores con tres características distintivas: velocidad, fuerza e inteligencia, además, que jugó bajo una mentalidad ganadora.

Para concluir, debo decir que en el fútbol no existe la perfección y la imperfección a veces durante el juego es necesaria y eficaz. Ser imperfecto durante la fase de ataque, pero ser perfecto en la fase defensiva es clave para el éxito. Por encima de todo, no se olvide que si no te gusta jugar al fútbol no vas a lograr la primera condición, ni la segunda. Los sentimientos mueven el fútbol.

Albert Xicota Garcia