Publicado por PreSoccerTeam

La figura del entrenador

24/02/2015

La figura del entrenador siempre ha tenido relevancia en el entrenamiento deportivo por ser la guía, la orientación, la supervisión en el entrenamiento, el consejero y la persona que tiene que ofrecer las herramientas necesarias para la educación y el triunfo.

Es un tema desarrollado por innumerables autores, sin perder nunca su vigencia y actualidad.
Vamos al grano!
Tuve la oportunidad de trabajar durante muchos años como entrenadora y formarme una opinión sólida acerca de la complejidad de la labor del entrenador, su rol y la importancia de asumirlo con elevada autoridad.
Del mismo modo, en cada ocasión en que se ha debilitado la autoridad de un entrenador, en un equipo, observamos que los resultados de este conjunto deportivo descienden significativamente, por lo que es necesario compaginar la interrelación con los jugadores, cuerpo técnico, directivos, padres, periodistas y fanáticos con una exquisitez fina.

Funciones del entrenador:

Aspectos relevantes para la imagen del entrenador

Recuerdo que en muchas ocasiones después de los entrenamientos y los partidos me iba a casa persiguiendo la imagen de cómo crear ejercicios que ayudaran a mejorar a los jugadores y al equipo, luego los escribía adaptándolos a cada deficiencia o fortaleciendo virtudes.
Principales cualidades de un buen entrenador
• Motivador.
• Maestro.
• Actualizado.
• Conocedor de las diferencias individuales.
• Saber escuchar.
• Disciplinario.
• Predicar con el ejemplo.
• Productor de metas.

Características de un buen técnico
• Conocimiento Científico
• Buenas Relaciones
• Gusto, Dedicación
• Sensibilidad
• Liderazgo
• Organizado, Disciplinado
• Paciencia
• Pedagogía, Comunicativo
• Motivador, Confiado
• Personalidad
• Atención responsable
• Tiene Experiencia Práctica
• Aptitud, Creativo, Humilde

Conflicto con los entrenadores.
La mayoría de los conflictos que aparecen entre entrenadores y jugadores se relacionan con las faltas y carencias de la comunicación.
1. Incapacidad para comprender a los jugadores
2. Establecer preferencias por unos u otros
3. Rechazo solapado de algunas o más características particulares, que aflora en situaciones de gran estrés o de gran carga emocional.
4. Expresarse de forma generalizada que tienen su base en estereotipo formados con anterioridad.
5. Incapacidad para brindar apoyo emocional, aun cuando no sea recomendable involucrarse en ellos.
6. Emitir juicios sobre los jugadores guiados únicamente por su experiencia anterior, sin profundizar en las causas posibles
7. Desvaloran el papel del lenguaje corporal usándolo indiscriminadamente sin preocuparse por la influencia que puedan tener sus gestos, mímicas, posturas, sonidos, tonos de voz.
8. Tendencia a ser recios a lo nuevo, a ser inflexibles y cuando se trata de nuevas adquisiciones.

Una buena idea es apoyar la figura del entrenador yo lo hacía a través de la psicóloga que atendía al grupo, pero es fundamental tener las aptitudes necesarias, la inteligencia para amoldarse y el espíritu ganador.
El buen entrenador no solo debe tener buenos conocimientos técnicos-tácticos sino un conjunto de cualidades, ser un experto para refinar todo lo que le rodea.
Para mí es el escultor perfecto del entrenamiento, la competencia y los jugadores.
Nunca tires la toalla, úsala para secar tu sudor y seguir adelante!

Continuara…….

Hasta pronto!

Carmen Miranda